Vegetales

Todos de alguna forma u otra hemos aprendido que comer vegetales es bueno para la salud... 

...Desde pequeños nos enseñan que comerlos nos hará más sanos y fuertes, gracias a sus de vitaminas, fibra, agua y bajo contenido calórico. En lo personal me encantan los vegetales y los he incorporado no sólo en mi dieta diaria, sino en la de toda mi familia. He descubierto que a todos los niños menores de tres años les encanta el brócoli, la cebolla, los pimientos, el calabacín, y que comen lo que se les pone en el plato. Sin embargo, a medida que van creciendo van adquiriendo el poder de decir no, no me gusta, o de tomarse todo el tiempo del mundo para separar los vegetales del plato.

Personalmente, decidí aprender a cocinarlos de diferentes formas para que todos en la casa los comamos sin asperezas. Sobretodo para evitar las discusiones con mis hijas en las negociaciones de si comer los vegetales o no, ya que creo firmemente que debemos comerlos todos los días al menos en la hora del almuerzo. Quiero compartir con ustedes algunos tips, que al menos a mí, me han funcionado para incorporar de manera rutinaria los vegetales en la dieta familiar:

1.- Cocinar vegetales todos los días sistemáticamente, preferiblemente a la hora del almuerzo.

2.- Cocinar la cantidad exacta que se va consumir, los vegetales del siguiente día no son igual de buenos que los recién cocinados, así evitarán el desperdicio.

3.- Incorporarlos a otras comidas, como el arroz hervido con trozos pequeños de zanahorias y calabacín.

4.- Usar vegetales frescos y de temporada, evitar los enlatados y los congelados.

5.- Usar grasas. En cantidades adecuadas no son malas por lo que hay que aprender a usarlas. Los vegetales como el calabacín, el brócoli y la cebolla, cortados en palitos, sofritos en aceite de oliva con un toque de salsa negra o soya, son fáciles de hacer y de comer. De igual forma usar pequeñas cantidades de bacon para apañar los vegetales es una muy buena forma de comerlos con un gran sabor.

6.- Evitar cocerlos en agua, sin más. Los vegetales cocidos en agua pierden muchas cualidades, de sabor, textura y color, debemos usar otras técnicas para cocinarlos.

7.- Incorporar vegetales crudos como las zanahorias en las meriendas diarias.

8.- Ser creativos al cocinarlos y variarlos ya que hay miles de vegetales esperando ser descubiertos y cocinados en sopas, guisos, jugos, tortillas, entre otros.

9.- Ser pacientes y enseñar con el ejemplo, si nosotros como padres comemos vegetales y probamos cosas nuevas, nuestros hijos eventualmente lo harán.

10.- Finalmente, con los niños, hay que evitar los premios o los castigos relacionados a la ingesta de vegetales, ya que es una forma de vida no una opción, ni una competición.

Espero que estos consejos les sean útiles y que todos en sus familias coman vegetales.

Por Laura Díaz Arita

 

facebook_page_plugin