5 buenas recomendaciones

Mantener un estilo de vida saludable es más fácil de lo que pensamos, no es necesario gastar grandes cantidades de dinero ni vivir privándose de cosas que nos gustan, simplemente tenemos que ser sensatos y vivir con lógica.

Debemos de amar nuestro cuerpo y procurar cuidarlo lo mejor que podamos sin llegar a ser obsesivos o mantener rigurosos entrenamientos. Estar sanos es un estilo de vida ya que no existe varita mágica ni métodos de ochos días para mantenernos en un rango saludable que sea bueno para nosotros y nuestra familia. A continuación les comparto cinco recomendaciones fáciles de seguir que deben incorporar a su vida diaria y para siempre si desean tener una vida sana por un largo tiempo:

1. Evitar al máximo la comida rápida sobre todo los alimentos fritos.

Esta recomendación no debería de ser tan difícil de seguir, simplemente no debemos de ir a los restaurantes de comidas rápidas. Podemos consumir alimentos de negocios locales o hechos en casa, debemos evitar las papas fritas y el pollo frito, sobre todo si es de una transnacional alimenticia. Si alguna vez y por algún motivo como de vacaciones o factores ajenos a nuestro alcance podemos asistir a estos lugares, pero que no sea lo habitual en nuestras vidas ni en la de nuestros hijos.

2. Hacer ejercicio regularmente.

Acá nos referimos a mantener una vida más activa, si se puede caminar pues a caminar, si se deben subir las gradas pues a subirlas, usemos el sentido común para movernos un poco, juguemos con nuestros hijos, caminemos con nuestra pareja, usemos menos el coche, visitemos lugares los fines de semana que impliquen movernos como por ejemplo un parque natural cercano, usemos la bicicleta, no tenemos que ser profesionales para volver a lo básico, para movernos un poco más allá del carro y del escritorio de la oficina. 

3. Evitar las bebidas azucaradas al máximo.

Tomemos agua o bebidas naturales sin azúcar ya que un poco de sabor acido no nos va a matar. El agua es más barata o incluso gratis y será muy bueno para nuestros riñones. Si la necesidad de beber gaseosas es muy alta pues beber las que sean light o las zero de vez en cuando para quitar el antojo. Para el café o té si no lo podemos beber amargo pues usar en pequeñas cantidades sacarina. Poco a poco se darán cuenta que no les hace falta y que perfectamente pueden llevar una vida sin bebidas azucaradas. 

4. Comer frutas y verduras sin límite.

No seamos mezquinos con las frutas y las verduras ya que estas los podemos ingerir sin límite en nuestra vida diaria y a los niños les encantan. Entre más madura esté la fruta y más verdes los vegetales mejor, además de ser bajos en calorías son muy ricos en vitaminas, minerales, agua y fibra, así que son muchas las ventajas por la cuales debemos de comer frutas y verduras sin límites. Recuerden si tienen hambre, mejor una sandía entera que una bolsa de patatas fritas.  

5. Involucrar a la familia en los nuevos y buenos hábitos.

Todos queremos tener hijos sanos, alejados de la obesidad y los malos hábitos. Los niños aprenden de nuestro ejemplo, si comemos mal y no nos movemos pues nuestros hijos comerán mal y no se moverán, no podemos exigirles que se alimenten bien si nosotros no lo hacemos. Así, es necesario hacer actividad física en familia y merendar frutas en familia, evitar las gaseosas azucaradas todos en conjunto y así lograran que sus hijos desde pequeños adquieran hábitos saludables. 

Espero que encuentren fáciles de aplicar en su vida diaria y para toda la vida los cinco consejos. Esto les ayudará a mantener una vida más activa y saludable ya que no existen las fórmulas mágicas. Existe el sentido común y la lógica al momento de decidir lo que es mejor para nuestras vidas.

Por Laura Diaz Arita

facebook_page_plugin